Pr. Víctor Sánchez
Director Ministerio Familiar

El amor de Dios ilustrado

Una de las principales preocupaciones de los adventistas del séptimo día es el fortalecimiento de las familias.

La Iglesia Adventista ve a la familia como un poderoso agente de transformación espiritual en la sociedad. Por esta razón apoya el mantenimiento de los proyectos y programas que valoran la vida de las parejas, las relaciones con los niños y el apoyo a los ancianos, entre otras actividades.

En el Edén, Dios estableció la primera familia. Después de crear a Adán, dijo: “No es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él” (Génesis 2:18). A partir de una costilla de Adán, Dios formó a Eva. Entonces les dijo: “Fructificad y multiplicaos” (Génesis 1:28). Los niños habrían de realzar la unión y garantizar el futuro de la raza humana.

A lo largo de la historia, las familias han formado la unidad básica de la sociedad. La escritora Elena White, una de las fundadoras de la iglesia, escribió: “El vínculo de la familia es el más estrecho, el más tierno y sagrado de la tierra” (El hogar cristiano, p. 14). A pesar de ello, a lo largo de la historia, Satanás ha atacado a las familias, ya sea mediante la poligamia, el adulterio, la rivalidad entre hermanos, la homosexualidad y la pornografía. Cuando las familias sufren fracturas, lo mismo sucede con los individuos del grupo familiar.

Gracias a Dios, su obra se enfoca en la preservación y restauración de las familias. La Biblia brinda numerosos ejemplos del poder restaurador de Dios, tales como el caso de la mujer atrapada en adulterio (Juan 8:1-11) y el del hijo pródigo (Lucas 15:11-32). Asimismo, Dios usa las relaciones familiares como símbolos de su relación con nosotros. En repetidas ocasiones, Jesús se refirió a Dios como “Nuestro padre” y a sí mismo como “el Esposo”.

Jesús quiso comunicar que Dios, al igual que un buen padre, se siente conectado para siempre con nosotros, y que desea bendecirnos y salvarnos. Y al igual que un esposo amante, Jesús nos trata con perdón y devoción. El libro de Oseas culmina con las palabras del Señor a su pueblo: “Te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia” (Oseas 2:19).

Recursos

Más de 150 parejas participan en el congreso de parejas; ATIENDE...

Los días 27-29 del pasado mes de septiembre, se realizó el congreso de parejas de nuestra asociación. Más de 150 parejas llegaron desde diferentes...

Aprendiendo a amar

Uno de los desafíos imperantes en la actualidad en esta materia es la fuente fidedigna de información en cuanto al funcionamiento y legitimidad de...

Los Padres como Maestros en el Hogar

“Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. Prov. 22:6

¿Cómo ser feliz a pesar de estar casados?

Cultivar la dimensión espiritual del matrimonio es lo que une a las parejas con lazos inquebrantables.

Materiales Sábado de unidad familiar 2018

Deseamos que este material te sea de gran ayuda, te invitamos a compartir esta página para que más personas se vean beneficiadas.

Artículos